HISTORIA Y EVOLUCIÓN

La historia de La Quebrada está ligada a la de "El Cardo", una cabaña que en Uruguay tiene una enorme tradición en Hereford y Merilín. Ubicada a pocos kilómetros de la ciudad de Young, en el departamento de Río Negro.

La cabaña de Criollos comenzó en 1979, con yeguas cuyo origen provenía de líneas antíguas uruguayas hijas del padrillo Refucilo de Gallinal en yeguas origen de Pereira, Brasil. También se incorporaron yeguas sangres de Laurel Guampa y Carrizo Cardal de Ballester y Solanet.

Es importante señalar que ésta base en la manada tuvo características destacadas. Eran yeguas muy completas, tenían gran calidad racial, buena morfología y condiciones funcionales. Eran para la época animales modernos, largos con cuello liviano y de muy buenos movimientos.

En la historia de La Quebrada, la búsqueda del equilibrio entre morfología y función ha sido una constante. Esto lo vemos en la incorporación de padrillos y la estricta selección en las madres, cuya consistencia genética son la base de la cabaña.

Durante varios años se mantuvo el esquema de dos padres comprobados, uno con fuerte carga morfológica y el otro con gran fuerza funcional (chileno), hasta lograr una base de madres, cuya genética sólida nos garantizó conocer su descendencia.

A partir de 1980, se incorporaron a la manada sangres chilenas a través de Los Tilos Quillacón IV y La Amanecida Cautil.

Estos padrillos se complementaron muy bien con las madres del momento, dejando yeguas de un biotipo funcional, tipicidad, estructura y todas ellas con gran contenido funcional.

El Cautil tuvo una influencia muy importante en la historia de La Quebrada, tuvo una vida larga, murió en el 2004, y proficua. Entre sus hijos está Quelén Tranca, gran campeona del Prado y Otoño, Quelén Gitana y Taquillero, ganadores de la Prueba de Rienda Alberto Gallinal y Gitano de la Prueba Integral (credenciadora del Freno de Oro), este último también tuvo un gran desempeño en Rienda, disciplina olímpica, ganando esta prueba en Punta del Este, en la categoría abierta, en dos oportunidades.

Luego en 1990 incorporamos al Charque Riñón, gran campeón de Otoño de Palermo, hijo de Compadrón y al Tañido Chingolo, hijo de Chingorioli en madre Trampolín.

Estos dos padrillos nos dejaron una gran producción, aportando cada uno de ellos distintas virtudes. El Riñón nos dio tres grandes campeones: Torcaza, Alacrán y Curare y una ganadora de la Prueba Integral, Trifulca. Nos dejó animales de gran calidad, distinguidos, pisteros y con grandes movimientos. Todas sus crías tienen un avance excepcional.

El Chingolo nos dejó grandes madres, de enorme solidez genética. En la manada tenemos doce hijas de las cuales tres nos han dado cuatro grandes campeones: Pueblero, Boticario dos veces y Farolera.

Trabajando, ya hace algunos años en una manada, que creemos equilibrada para nuestros objetivos, es decir, animales funcionales con un sólido sello racial, hemos ido incorporando distintos padres y madres para agregar ciertas condiciones genéticas puntuales que nos aportaran características, tanto morfológicas como funcionales deseadas para nuestra cabaña.

Dentro de estos animales, está el Mañanero El Ronco. Este padrillo regalo de mi entrañable amigo Eduardo Ballester, es hijo de Zapateado en una madre Chuyco. Nos dio al Castaño, Gran Campeón del Prado, y al Disipado, Reservado Gran Campeón del Prado ese mismo año. Produce animales de gran solidez racial, muy buen tipo, excelentes patas, hueso y conformación.

BT Mercurio, nos ha dejado tres grandes campeonetos del Prado. Mercurio produce animales de buena morfología y en función son mansos y dóciles, no tienen reacciones cuando se les exige, les gusta el ganado y son rápidos.

Luego en 1999, como por casualidad, llegó el Butiá Protector. Junto a mi hijo Javier, habíamos visto que el Santa Elba Comediante, de extraordinario desempeño funcional, estaba en la cabaña Butiá, del gran cabañero Ronald Bertagnolli. Concurrimos al remate de esta cabaña y compramos a la Butiá Karisma, hija de Comediante en una madre de Eduardo Ballester, que venía de Despiporre y tenía al pie al Protector. Éste, lamentablemente murió joven, pero nos dejó a Violetera, ganadora de la prueba Alberto Gallinal y Resuelta, ganadora de la Integral de Rivera. Además de otras hijas que están en la manada. Protector trasmitía grandes condiciones funcionales, son animales de gran sensibilidad a la mano y espuela del jinete, aprenden muy rápido.

Frente a la pérdida del Protector, encontramos este año en la cabaña San Rafael a Xeique do Puruna, hijo de BT Butiá y por lo tanto hermano de Protector en la Atacama de Santa Angélica. Esta última, Registro de Mérito y destacada por Maneca Costa como una de las grandes madres de Santa Angélica.

En sociedad con Federico Sastre Ormazábal, importamos de Chile a Agua de los Campos y Maquena Guasqueado, hijo de Malulo en madre Canteado. Tenemos muchas expectativas puestas en este potrillo. Tanto Malulo como Canteado son dos animales que desde que los conocí, quise tener su sangre en La Quebrada.

Hoy padrean en La Quebrada Tañido Retacón y Barulho do Itapororó.

Si observamos la evolución de los padrillos incorporados a la manada veremos que la búsqueda del animal integral se va cumpliendo. Retacon fue Gran Campeón de Palermo, de FICCC y ganador del Movimiento a la Rienda de Palermo y FICCC .El Barulho, chileno puro, además de tener una alta carga funcional, posee gran sello racial que trasmite habiendo dado dos grandes campeonas del Prado en su primer producción.

Además de la incorporación de nuevas sangres en la Quebrada, siempre cuidamos loa andares, la corrección de aplomos y el sello racial, detalles que se han cuidado siempre y los seguiremos haciendo. Creemos que estamos en el buen camino.

© Criollos La Quebrada 2013
Young - Río Negro │ Uruguay
Cel: 099 68 63 18
desarrollado por pdlz